Buscar este blog

lunes, 7 de enero de 2008

Alcoba, no te ilumines todavia.

Tu cuerpo aletea sobre mi sonrisa descarada,
y ya no queda nada
del dolor que antes sentía.

Gimes y jadeas
y a ratos ronroneas
con excitación felina,
y una clandestina
pasión nos acompasa
en una misma nota
en una misma casa.

Alcoba que denota
ansias de amantes,
no te ilumines todavía,
déjanos disfrutar de la oscura fantasía
que nos atormenta.

Deja que esta tormenta
de movimientos placenteros
persista
eternamente.

No hay comentarios: