Buscar este blog

lunes, 7 de enero de 2008

Me dejo aniquilar, apasionado.

Abrazado a tu desnudez gloriosa,
me percato de tu frágil cintura,
de tu fascinante y nítida lindura,
de tu alocada sencillez briosa.

Cabalgas sobre mí como amazona
en busca de recodos olvidados,
encuentras los tesoros consumados
por la pasión ardiente que destrona.

Y yo, fulgor secreto ya domado
entrego en tu enagua mi deseo.
y como hiciera a tiempo Prometeo
me dejo aniquilar, apasionado.

No hay comentarios: