Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

martes, 15 de julio de 2008

Pistoneando en tu hondonada

Si me dejas pistonear en tu hondonada

aceleraré tu maquinaria cardíaca

hasta llevarla a velocidad luz.

Así detendremos el tiempo

y la eternidad cincelará el segundo

de nuestro orgasmo infinito y sideral

a nuestro recuerdo inmortal.

Déjame engrasarte con mis fluidos

y te dejaré lubricarme con los tuyos,

seremos motor de historia universal

e intergaláctica

siempre juntos

pegados

fundidos

en un abrazo que abrasa

y acrisola,

aquí y ahora…

sábado, 12 de julio de 2008

Seductora dama blanca.

Seductora dama blanca
que acaricias la bañera,
acaríciame ahora mismo
este aliento de nevera.

Bella, hermosa mujer blonda
con aires de cordillera,
regala bermejos besos
a mi extenuada carrera.

Mujer esbelta y vibrante
tallada en buena madera,
dame cálidos abrazos
hasta el día en que me muera.

viernes, 11 de julio de 2008

Atadura de apego (soneto decasílabo con doble rima)

Tormenta en tu cintura de fuego
que embiste mi deseo; lo enciende.
Por ti me he vuelto reo, por ende
me aplico a la premura del ruego.

Yo amo; en tu finura, su juego,
en ti me regodeo, sorprende
el cómo un lloriqueo propende
feliz, y a tu apertura me entrego.

Así, con atadura de apego
cubierta del jadeo que emprende
obra de parpadeo; suspende

en mí; tu comisura, sosiego.
Y caigo ante tus dones de hinojos
sin más inhibiciones que antojos.

En tus palpitaciones, ¡mis ojos!



viernes, 4 de julio de 2008

Te espero, te aguardo (versión dueto con Beatriz Ojeda)

Te espero a la orilla de la aurora
morada de una tregua imbatible,
allí donde todo es comestible
allí donde reinan fauna y flora.

Te aguardo hacia la vera del palmar,
hogar del silencio indetenible,
allí donde soy más invencible
y juego nuevamente a ser juglar.

Te espero en el umbral de la nada
morada de la fe y de la verdad,
acullá dónde todo es potestad
del verso y su rima bienamada.

Te aguardo en una esquina del placer,
hogar de pasiones indecibles,
donde hay sensaciones imposibles,
lugar en que jamás podrás perder.

Ya llego, no te agites, espera...
Ya va, no te inquietes ni te vayas,
espérame tantito que ya voy.

Te busco entre los lirios despeinados,
con mi sueño de fuego
despertando luciérnagas
liberando espacios de mi freno.

Acudo a tu ribera del palmar,
recogiendo tus huellas encantadas,
Ignorando mis miedos
arrojo mis señales de alborada.

Te entrego mi fragancia de esmeralda,
quimera de mis besos púrpuras;
estarás en mi vientre enamorado
hasta que el día se agote de esperarnos.

Te encuentro en la primera sinfonía,
ingresando a tu flor de sorpresa
atrapada en tu mástil de lucero
explotaré en cristales de deseo.

Atada a tu fuente.....espero...espero
quemándome en mi hoguera

Original de Felipe Antonio Santorelli
y Beatriz Ojeda

Todos los Derechos Reservados
Copyrigth (c) 2008

Sexy geometria (versión dueto con Beatriz Ojeda)

Hiperbólica aspiración
de tenerte muy cerquita,
mi preciosa princesita
para brindarte mi emoción.

Ampulosa extensión
de anidarte en mi laguna,
mi exaltado soñador
te albergo en mi rincón.

Parabólica tentación
de abalanzarme en tu abrazo,
para marcar; con mi trazo,
el terreno de tu ambición.

Imaginada ilusión
de provocarte mil juegos,
para abrazar en mi Eros
tu regalo de galeón.

Piramidal contribución
al amor incondicional,
haz transformado lo normal
en toda una revolución.

Cimentado jugador
de infierno adicional,
liberas mi sol fulgor
transgrediendo lo vulgar.


Cilíndrico, mi fiel deseo
se desploma en tu humanidad,
transformando la realidad
en vigoroso aleteo.

Cilíndrico, tu fiel deseo
se enreda en mi hondonar,
derrocas virginidad
con tu mástil de guerrero.

En un soplo de cubismo;
danzas frenéticamente
sobre mi cuerpo caliente,
concluyendo el hermetismo.

En mi llanto de exorcismo
expirando deshojada,
exprimo tu néctar lirio,
elevándome al Altísimo!


Original de Felipe Antonio Santorelli
y Beatriz Ojeda

Todos los Derechos Reservados
Copyrigth (c) 2008

Morir en tu pradera (dueto Beatriz Ojeda y tonisan)

Partir al inmenso patio de luceros
conducir mi carruaje de esperas
traer la primavera entre mis manos
cruzar la tierra en caballo de fuego.

Dejarme llevar por tus senderos,
abrazarme a tus músculos certeros,
entregarme como brújula de cielo
a tus ansias de de amor en alto vuelo.

Mirar tus ojos brujos endulzados.
Unir mi piel de agosto con tus pechos
caminar por el cielo de tu brújula
inventar pájaros blancos en tu boca.

Mirarme ya en tus ojos prisioneros
de mis poros que sudan desafueros,
allanar mis praderas para ver
en tu falo, tu dulce estremecer.

Indagar tu esencia de suspiros
viajar con tu pasión de vida plena
remontar la cometa de mi fiesta
morir al fin exhausto en tu pradera.

Jadear por el roce de tus manos
en mis senos que se han vuelto gitanos,
doblegar mi columna a tu deseo
y decirte; en broma, que eres feo.

He venido
a compartir tu lecho
a renunciar al pacto de abstinencia.

He esperado
una vida este momento
en que bañas con tu albor mi firmamento.

He venido
a recobrar mi hambre
de besos conversados con la noche
de prácticas acróbatas
amaneciendo
en ti
en tu laguna bruja.

He querido
naufragar tu buque
en los escollos de mi arrecife virginal
rodeando; con mi vulva matutina,
tu marfil
de llama vespertina.

He venido
a rescatar mi huella
en tu perenne fuente de milagros.

Ya recibo
el clamor de tu espadazo
y te siento estremecer en mi regazo.

He venido
a colorear tu cuadro
a recorrer balcones de inocencia
en tu vientre azucena
perpetuándome
en ti
en tu fecunda huerta.

Ya pincelas
en mi vientre consentido
el retrato de un amor almidonado,
y se funde mi piel amanecida
a tu piel
en gloria y de por vida.


Beatriz Ojeda
tonisan

sábado, 14 de junio de 2008

No entiendo

Los olores naturales de tu piel
los prefiero al perfume ese que bebes,
las caricias se estremecen en mis manos
y los besos se me escapan de los labios.

Has logrado esclavizar mi lengua libre
con grilletes que forjaste con sonrisas
con cadenas que labraste con elogios,
y acá estoy,
lamiendo mi futuro entre tus huesos
hundiendo mi presencia en tus cavernas
gimiendo ante el gemido de tu orgasmo,
no entiendo cómo hechizas mis resabios
y los haces cautivos de tu amor.

No entiendo cómo enciendes esta hoguera
y su brasa y su humareda y su candor...

domingo, 13 de enero de 2008

Lujurias



Con este estambre,
abordo tu pistilo
y florecemos.

En tu corola
depongo mansedumbres
desde mi flora.

Mi flor silvestre
ábreme bien tus sépalos
de verde llama.

Tú, flor silvestre
toma de mi abejorro
su erguida veste.

Tú, flor labiada
recibe mi albo polen
en tus ovarios.

Campanulácea
enséñame tus dones
de flor herbácea.

Yo colibrí
vuelo sobre tus pétalos
con frenesí.

Yo picaflor
con pico codicioso
chupo tu néctar.

Oro rubí
colores que atesora
tu hermoso cáliz.

Mi tallo fresco
será sostén sereno
para tu cáliz.

Mi tallo erguido
será el fiel guardián
de tus mil pétalos.

Dame tu flama
orquídea encendida
como una rosa.

Dame tu aroma
junto con los efluvios
de tu corola.

Dame efusiones
derrama tus fluidos
sobre mi tallo.

Dame canciones
y trovas de poesía
con una danza.

Danza conmigo
desnudos y entreabiertos
sobre la grama.

Baila conmigo
los dos entretejidos
sobre una cama.

II


Llegas cansada
con buenas intenciones
en tu poesía.

Llegas resfriada
pero con experiencias
encantadoras.

Mi picardía
quién fuera tulipán
para tu olfato.

Mi dulce niña
quién fuera cama y cuna
para tu sueño.

Tu fiebre mido
con termómetro de ansias
descomunales.

Cómo quisiera
sanar tu resfriado
o compartirlo.

Un beso envío
A la noble doncella
que está de vuelta.


¡CÓMO QUISIERA
CURAR TU RESFRIADO
CON MIS CARICIAS!!!!!!

III

La noche entibia
mis ganas de quererte
como en tu aliento.

Como llamitas
me bullen, me congelan
tus besos moros.

En tu mirada
se anuncia una tonada
afro latina.

Danzo en tu piel
con luces de alba tenue
lustras mi piel.

Mi boca bebe
de ti, mi miel manada
sonríes también.

Entre tus piernas
encuentro el acertijo
de hermoso verso.

Fricción sublime
yo lanzo mis deseos
sobre tu esmero.

Cierro mis ojos
para mejor sentirte
con tu calor.

Ardiente llama
desde tus manos bellas
queman mi piel.

Me compenetro
contigo en un encuentro
que yo me invento.

En tu desmayo
se anuncia trepidante
gemir constante.

Con un arqueo
estatua griega eres
entre mis brazos.

Adiós cordura;
me quedo finalmente
con tu locura.

Adiós cordura;
prefiero simplemente
sudar contigo.

Mordisquearemos
con ansias de leopardos
y de panteras.

Tus finas uñas
entierras hasta mi alma;
¡qué goce extremo!

Bebo tu elixir
y a tu fragancia cedo
flor de mi piel.

Ábranme cancha;
que vengo enfiebrado
con su presencia.

Ábranme campo;
que vengo embelesado
con sus fragancias.

¡Ah clara orgía
de dos en dos nos vamos
a su osadía!

¡Ah magna orgía!
en duelo de tercetos
nos la batimos.

¡Ah dulce orgía
de versos y palabras
efervescentes!

Cuelgo mi mente
abriéndome camino
en tu presente.

Caperucita
siempre la más bonita
tu cor secuestro.

Mi picardía;
vestida de tercetos,
¡qué linda luces!

Eres delicia
fluyendo a flor de piel
como una fuente.

Eres marmórea
como una diosa griega
muy bien tallada.

Eres candente
cual fragua que me ablanda
y me apacigua.

Eres raudal
de sueños lujuriosos
aquí en mi cama.

Eres deseo
celado y ansiado
como hambre añeja.

Eres concierto,
festín de cundeamores
en sol mayor.

Eres la selva
verdeando mis silencios
con cantos finos.

Eres sabana
agreste y encantada
ilimitada.

IV

Tu desnudez
hambrea mi mirada
como carnada.

Mis ojos tristes
se alegran con tu esencia
en sus pupilas.

Fulge impaciente
deseo que borbota
ante tu seda.

Entre tus piernas
la gruta al neomundo
se abre muy tierna.

Pezón rosado
llameando en la colina
de sol nevado.

De tu silueta
sabor chocolateado
llega a mi lengua.

De tu figura
sabor a mandarina
siempre me anima.

Arqueando espaldas
eres la campeona
que me enamora.

Tus borbotones
bullen en mis arterias
con sus canciones.

Agua bendita
no corre en mis venas
sino tu sangre.

¡Ah! quién pudiera
quitarle los botones
a tu blusita.

Embelesado
con tu desnudo cuerpo
quedo extasiado.

Más extasiado
con el brillor de luna
sobre tu pubis.

Anonadado
quedo al ver tu silueta
semidesnuda.

Algo atontado
cuando tu desnudez
has completado.

Sobre excitado,
ante tu carne tierna
estoy pasmado.

Acuartelado;
mi pene libertad
clama impaciente.

Y de repente
se templa de estupor
por tu fulgor.

Gotas de lluvia
asoman vespertinas
en tus enaguas.

Tierna humedad
delata tus deseos
de mocedad.

Cándidas lunas
en medio de tus piernas
quiero explorar.

Llanto sublime
de euforia y alegría
con tus abrazos.

Llanto exultante
de ardua algarabía
en tus pezones.

Cuánta alegría
desborda de este roce
plácidamente.

Qué algarabía
desbanda de este goce
tan complaciente.

Mis yemas van;
recorren madrigueras
de piel rosácea.

Mis dedos fluyen
nadando en la corriente
de tus caderas.

Mis manos toscas
aprietan con tesón
túrgidas nalgas.

Golosos brazos
los míos que te rodean
como en apnéa.

Goloso vientre
el tuyo que recibe
mi pene ardiente.

Amor profundo
en grutas te me escondes
con tus tesoros.

Amor risueño
tus risas fabulosas
son mi estandarte.

Tamborileo:
tu cuerpo sobre mi ser
marca el arpeo.

Qué gran jadeo
tu vulva en mi pubis
asume el paso.

Luego cambiamos
sonoros ruidos son:
se hacen canción

Afrocubana
y taquitaquiritá:
¡tañe pasión!

Furia sonriente
de motos ondulantes
contracorriente.

Furia impaciente
de sismos espasmódicos
tan de repente.

Furia imponente
tu cuerpo trepidante
vive en mi mente.

La fundición
de cuerpos y almas albas
es deslumbrante.

Fusión augusta
de pieles sudorosas
sobre las rosas.

Gloriosa unión;
somos dos almas lindas
en comunión.

Somos cual soles
jugando a ser amantes:
dos querubines.

Somos estrellas
jugando a la creación
de auroras bellas.

Somos luceros
jugando a reencarnarnos
uno en la otra.

Somos centellas
jugando a relucirnos
chisporroteando.

Somos fulgores
jugando al amapuche
tierno y florido.

Somos candores
jugando a "ven al nido"
cual ruiseñores.

Somos calores
de brasa y llama y fuego
y cundeamores.

V

Sangre deseada
por cada añeja arteria
de mi alma ajada.

Sangre que aviva
mis ansias, mis suspiros
y mis desvelos.

Mi disparado
sueño de enredadera
me lleva a ti.

Ah, Dulcinea
por ti me quemaría
en los infiernos.

En la rojez
de tu mejilla de hada
mi insensatez.

VI

Quién te pudiera
besar continuamente
sin previo aviso.

Desde tu alcoba
daría yo el inicio
a un viaje eterno.

En tierras raras
de fábulas y cuentos
te encontraría.


Y te amaría
con furia de dragones
y caballeros.

Con Rocinante
batiendo los molinos
voy a tu encuentro.

Como Ivanhoe
me bato en duelo a muerte
por tu atención.

Elfos y hadas
me escoltan a tu alma
apasionada.

Y luego vamos
en viaje intergaláctico
al Enterprise.

Y sin movernos
de tu acolchada cama
navegaremos...

Y las estrellas
se apagarán de envidia
por tu belleza.

Y los planetas
se achicarán cual lunas
por tu pasión...

lunes, 7 de enero de 2008

Bermejo vientre.

Mi humilde azada, en tu surco
revela el génesis de un universo
privado, infinito y atemporal.

Las gotas de sudor de tu frente,
se vuelven arroyo y manantial
y fuente en que calmo mi sed.

Barloventeo alegremente;
por los mares de tu ecuórea
vulva orbicular;
zurumbático,
ansioso y ardiente.

Y de repente
un barrunto asalta mi mente:
surgirá nueva simiente
de tu bermejo vientre.

Bendita.

Bendito el astro que se ilumina
en tus ojos siderales,
benditos los carnavales
que danzan en tus sostenes.

Benditos sean los vaivenes
de tu caderear hechicero,
bendito sea el gondolero
que desde tus pies me saluda.

Bendita dama desnuda
que te entregas a mi abrazo,
bendita; si fuera el caso,
sea la vulva en que me hundo.

Bendito sea el mar profundo
que ornamenta tu humanidad;
bendita la sinceridad
con que te fundes a mi ser.

Bendita tú seas mujer...